Pensamiento y Amor

Para ilustrar cómo por muchas vueltas que le demos a la cabeza no podemos con el sólo pensamiento y con la sóla preocupación cambiar la realidad del amor existente en nosotros. Para aclarar que  con el sólo interés egoísta y el deseo no podemos conseguir que el mundo se rinda a nuestros planes de posesión y de conseguir la felicidad. Para ver que la felicidad verdadera surge solamente cuando nos entregamos sin cálculos al bien de los seres amados y, más en general, a procurar el bien de todos los seres humanos sin distinciones, quiero presentar un texto de Krishnamurti. En él plantea la relación entre pensamiento, memoria y amor.

El pensamiento es por su esencia separatividad para Krishnamurti y el Amor es un estado de ser en que no existe el pensamiento.

————————————————————-

El pensamiento, con su contenido emocional y sensacional, no es amor. El pensamiento invariablemente niega el amor. El pensamiento se funda en la memoria, y el amor no es memoria. Cuando pensáis en alguien a quien amáis, ese pensamiento no es amor. Podréis recordar las costumbres de un amigo, sus gestos, su idiosincrasia, y pensar en incidentes agradables o desagradables de vuestras relaciones con esa persona, pero las imágenes que el pensamiento evoca no son amor. Por su propia naturaleza, el pensamiento es separativo. El sentido de tiempo y espacio, de separación y tristeza, surge del proceso de pensamiento, y es sólo cuando ese proceso cesa que puede advenir el amor.
El pensamiento inevitablemente engendra el sentimiento de propiedad, esa posesividad que consciente o inconscientemente cultiva los celos. Donde hay celos, evidentemente no hay amor; sin embargo para la mayoría de la gente, los celos constituyen un indicio de amor. Los celos son el resultado del pensamiento, una respuesta del contenido emocional del pensamiento. Cuando el sentimiento de poseer o de ser poseído se ve obstaculizado, hay tal vacío que la envidia toma el lugar del amor. Es debido a que el pensamiento juega el papel del amor que surgen todas las complicaciones y sufrimientos.
Si no pensarais en otra persona, diríais que no la amáis. Pero ¿es amor el hecho de pensar en la persona? Si no pensaseis en un amigo que creéis amar, os espantaríais, ¿verdad? Si no pensarais en un amigo que ha muerto, os consideraríais desleales, sin amor, etc. Miraríais tal estado como insensible, indiferente, y así os pondríais a pensar en esa persona, querríais tener fotografías, imágenes hechas por la mano o por la mente pero llenar así vuestro corazón con las cosas de la mente, es no dejar lugar para el amor. Cuando estáis con un amigo, no pensáis en él; es sólo en su ausencia que el pensamiento comienza a recrear escenas y experiencias que están muertas. Este revivir del pasado es llamado amor. Así para la mayoría de nosotros, amor es muerte, una negación de la vida; vivimos con el pasado, con lo muerto; por consiguiente nosotros mismos estamos muertos, aunque llamemos a eso amor.
[…]
Si estáis completamente alerta y perceptivos, veréis qué importante papel juega el pensamiento en vuestra vida. El pensamiento tiene evidentemente su lugar, pero de ningún modo está relacionado con el amor. Lo que se relaciona con el pensamiento puede ser comprendido por el pensamiento, mas lo que no está relacionado con el pensamiento no puede ser captado por la mente. Preguntaréis ¿qué es entonces el amor? Amor es un estado de ser en que no existe el pensamiento: pero la misma definición del; amor es un proceso de pensamiento, y por lo tanto no es amor.
Tenemos que comprender el pensamiento mismo, y no tratar de captar el amor mediante el pensamiento La negación del pensamiento no trae amor. Hay liberación del pensamiento sólo cuando es completamente comprendido su hondo significado; y para eso es esencial un profundo conocimiento de sí mismo, no vanas y superficiales aserciones. […].

J. Krishnamurti, Primera serie del libro de notas de Comentarios sobre el Vivir.

5 thoughts on “Pensamiento y Amor

  1. Gran profundidad de pensamiento.
    El pensamiento es un arma de dofle filo… alerta con el…
    Estando sin estar…
    Sintiendo sin sentir…
    Pensando sin pensar…
    El amor es así, fluye espontaneamnete
    Hablando sin hablar…

    Grácias.
    Un abrazo.

  2. El pensamiento atrae lo que pensamos, si pensamos en positivo, nuestra vida interior se enriquecerá de esos pensamientos tan bellos, en cambio, si nos llenamos de pensamientos negativos, nuestro mundo aparecerá amargado, frustrado y a falta de vida, y de amor.

    El amor es ese sentir desde el alma, desde nuestro pensamiento, desde nuestra mirada, desde los sueños, desde la ilusión, pero a la vez, desde la profundidad del pensamiento, es como esa melodía que te llena de paz y te alimenta de vida.

    Como siempre, Juan, un lujo es estar en tu blog.

    Un beso.

  3. Venía a ver la respuesta a mi comentario de ayer y resulta que no le veo aysssss ¿no me digas que no se publicó? que me da algo, amigo, mira a ver si le tienes por ahí…

  4. Estimada María, resulta que he estado de vacaciones, por cierto por tu tierra, Salou; muy bonito. No he tenido facilidad ni mucho tiempo para consultar a gusto el blog y responder.

    No, no se me olvida mirar tus comentarios pues son estupendos y llenos de sentido y claridad.

    Muy bello comentario.

    Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *