El desarrollo de la luz del Alma

luzdelalma

 

La luz penetra en el alma sólo cuando el yo biológico, la personalidad dialéctica corriente, se neutraliza. Y ésto no se puede conseguir por ningún procedimiento, método o técnica de meditación, sino cuando se practica la no-acción preconizada en Tao, cuando el yo biológico o personalidad corriente se rinde en aras del Cristo interior: “El Reino de Dios dentro de vosotros está”; “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere no da fruto”.

Esta transfiguración del alma corriente en la nueva alma divina cada vez se va haciendo más fácil conforme la nueva energía de luz se intensifica.

El alma divina que está en germen en la Chispa del ventrículo derecho del corazón o Átomo original es de una calidad vibratoria tan superior que no existe un paso evolutivo normal entre las dos. Es decir, un paso mediante la conciencia corriente y las acciones del deseo y la mente corriente en la vida. Ahora sólo tenemos un alma biológica con capacidad de razonar y en la cual de vez en cuando entra alguna porción pequeña de inspiracion elevada del otro Reino.

Esta luz del alma se desarrolla por la rendición del yo. Por la suspensión del pensamiento razonativo del yo. Pero el “pensar en no pensar” hay que hacerlo, cada vez más, sin forzar la voluntad porque, la voluntad es rehén del yo, y si trabaja mediante los objetivos y deseos del yo, éste seguiría siendo la esencia del alma biológica y lo único que consigue es convertirse en un falso super-yo, no en el yo renacido a la nueva vida crística.

Es necesario aspirar a la Luz dejando el pensamiento suspendido en esa quietud y entonces la propia Luz realiza el trabajo de transfiguración del alma, naciendo el alma nueva.

La felicidad absoluta, en este plano de existencia, no existe como tal; existen momentos más o menos buenos y amores más o menos finos, dialécticamente o humanitariamente hablando, pero existen poderes dialécticos y entidades que quieren convertirlos en al Amor con mayúsculas porque les interesa mantener indefinidamente este sistema humano y planetario de emergencia o caído.

Este sistema planetario en el que vivimos es sólo un reino de emergencia para conseguir realizar el alma divina y unirnos a la Divinidad: -“Mi Reino no es de este mundo”-, librándonos así de la cadena de idas y venidas en este mundo.

La Realización total del espíritu-alma-nuevo y la formación del nuevo cuerpo etérico o “vestido de bodas” de los evangelios es de tal calibre que es muy dificil exresarlo, pues casi todo lo que nos han enseñado está más o menos tergiversado; aparte es una realidad tan diferente a la de este mundo que la manera de entenderlo con más claridad y profundidad es cuando se experimenta algo de esta Luz en la mente-corazón renovados.

4 thoughts on “El desarrollo de la luz del Alma

  1. Me da alegría leer tu comentario, María.

    Un bello resumen de todo: “envolverse en la luz y abrazarse a ella”.

    Mucha felicidad para tí también.

    Un gran abrazo.

  2. Esa Luz debe ir creciendo desde la base de la columna vertebral hasta la cima de la cabeza,
    en ese momento de expansión accedemos a la Verdad … la Resurrección… la Vida…
    Muchas muertes…
    Muchos nacimientos…

    Gracias.
    Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *