Archivos de la categoría Iniciación

¿Qué significa el Mito de la Caverna?

caverna

¿De qué trata en realidad el Mito de la Caverna? ¿Qué pretendía decir Platón en el Libro VII de su obra República?

El mito de la caverna (República, VII)

“I – Y a continuación -seguí-, compara con la siguiente escena el estado en que, con respecto a la educación o a la falta de ella, se halla nuestra naturaleza.

Sigue leyendo

¿Cómo se debe actuar para no obstaculizar la liberación?

cielo+alma

El buscador, por diversos medios y modos, busca el Camino. Desea la liberación, la felicidad absoluta y el estar en el mundo sin ser del mundo. El auténtico buscador que ya participa algo de la fuerza y luz del Camino, desea ayudar a los demás a liberarse y este ayudar en servicio a sus semejantes le libera aún más a él.

Sigue leyendo

El Camino, el proceso.

El camino

Cuando se intuye el camino, se ve al mismo tiempo, de alguna manera, lo que es el único y recto camino. El Camino se autentifica y da testimonio de sí mismo.  Igual que existe el Universo Divino -”El Reino de Dios, dentro de vosotros está”-  y no tenemos que construirlo sino sólo acercarnos a él, también existe el Camino, independientemente de nosotros, sólo que cada uno nos acercamos a él de diferentes modos.

Sigue leyendo

Verdaderos y falsos sistemas de liberación

sistemas de liberación

El auténtico problema o piedra de toque de toda espiritualidad se encuentra expresada en los dichos evangélicos: “la carne y la sangre no pueden heredar el Reino de los Cielos” o bien “Si la semilla no cae en tierra y muere no da fruto” o bien “Somos sembrados en corrupción; resucitamos en incorruptibilidad”. Todas ellas se refieren a la distinción entre personalidad, yo, o ego corriente y alma-espíritu divina que ha de nacer en el hombre.

Sigue leyendo

Las dos naturalezas: una verdad sustraída

Verdadsustraida

Existen multitud de indicios que nos hacen sostener y ser conscientes que la verdad relativa a la disparidad entre nuestra naturaleza y la verdadera naturaleza espiritual original del hombre nos ha sido sustraída. Los motivos pueden ser muy diferentes y darían pie ellos solos a un artículo nuevo.  Es como si toda la cultura y todo lo que ella comporta -sobre todo la cultura más difundida oficialmente- hubiese realizado una labor de hipnosis con la humanidad para cegarla ante esta verdad.

Sigue leyendo

Encontrar el Camino

el camino

Cuando de verdad se comprende la clave cada vez necesitamos menos ningún libro; es la propia radiación del Espíritu la que nos va iluminando con una simple mirada de aspiración del alma, mirada que desea la liberación sin nombre ni pensamiento.

El pensamiento especulativo, la inteligencia, por su propia naturaleza es incapaz de abarcar este campo de Luz infinito que da la liberación; no obstante sirve, durante un tiempo, para ver donde está la meta y hacia donde dirigirse sin engaños espirituales, los cuales crecen por doquier en la vida.

Sigue leyendo

Lao Tse. Tao The King. Capítulo XIV

TaoCap.XIV

 

¡No acierta plenamente quien por insuficiente desarrollo del conjunto de su ser -órgano mental, emocional y corpóreo-, practica una religión o un esoterismo de imágenes, beneficios corporales o materiales o poderes que les den algún provecho en esta vida!

¡No acierta plenamente quien pretende la salvación en un más allá por su entrada en paraísos compuestos de imágenes o sensaciones como los que aquí percibimos por los sentidos corporales; paraísos que no pueden ser sino tremendamente relativos y temporalmente limitados!

Sigue leyendo

Luz en el sendero (cuatro primeras reglas)

luz interior_desenmascaramiento1

 

Pertenecemos a una naturaleza caída. En las manifestaciones de la Enseñanza Universal de las grandes religiones, puras en su origen, se alude a esta caída desde el Reino Original al que pertenecíamos.

En este campo de manifestación de la naturaleza caída o manifestación dialéctica, ilusoria, dualista, llamada Maya o ilusión también, se van acumulando aún más polución o alejamiento del Reino Original y ha de ser periódicamente corregido o purificado.

Sigue leyendo

Cuando el yo tergiversa las creencias

amor

 

Tanto los partidarios del ateísmo cientificista así como de las religiones vividas de modo tergiversado y materializado por la mente sensual, profesan la mera y burda ignorancia que confunde todo y no da con la “tecla” de la auténtica religión.

En su origen, como religiones originales que fueron dadas a la humanidad, eran perfectamente válidas para llevarnos al Reino Original de Luz o Reino de los Cielos. Por desgracia, ahora, en estas versiones degeneradas en gran parte, operan con radiaciones materiales y sentimientos más o menos refinados que no salen de lo propiamente humano sin conseguir liberarnos verdaderamente.

Las religiones que no superan las aspiraciones de un yo-personalidad egocéntrico que es lo que poseemos hasta que no conseguimos el cuerpo de luz o vestido de las bodas que menciona Jesús en los evangelios: ” Entrando el rey para ver a los invitados, vio a un hombre que no tenía traje de boda; y le dijo: “Amigo,  ¿cómo has entrado aquí sin tener un traje de boda?”  Mas él enmudeció. Entonces el rey dijo a los sirvientes: “Atadlo de pies y manos y arrojadlo a las tinieblas exteriores; allí  habrá llanto y crujir de dientes”. Porque muchos son los llamados, pero poco los elegidos” (Parábola de las Bodas Reales. Evangelio Según San  Mateo,  XXII 1-14)

Este vestido de bodas, como se ve, es necesario para entrar en los Cielos, que no se corresponden con las regiones astrales superiores llenas de maestros, imágenes de santos de las diversas religiones, catedrales de luz, etc. de cada religión.

Estas zonas astrales  son sólo las regiones de falsos cielos creadas a lo largo de eones por la propia humanidad ya que todo lo que imaginamos y pensamos en la existencia terrestre se refleja y crea en las zonas astrales, que por eso se le llama Esfera reflectora.

El auténtico Reino de la Vida Original está más allá y es desde donde todas las religiones relatan míticamente se produjo nuestra “caída” o “pecado original“.

En resumen, este nuestro, es un mundo o régimen de emergencia para lograr que las chispas divinas caídas -que somos nosotros- despierten y logren de nuevo la liberación de toda materia y entren así por la muerte del yo -y la creación del vestido de luz o Alma Espíritu- en el auténtico Reino Original Crístico de Luz de donde caímos.

Sigue leyendo

Conocer y saber

conocer-saber

 

Nadie debería hablar de aquello de lo que no tiene algún tipo de experiencia o evidencia.

Para saber qué quiere decir esta afirmación es necesario distinguir entre “conocer” y “saber”.

Puedo hablar de un sentimiento determinado -conocerlo intelectualmente-, pero no podré conocerlo de verdad, “saber sobre él”, si no lo experimento, si no lo siento plenamente. Tampoco puedo saber de verdad lo que es el color por mucho que se me hable de él y se me describa si soy ciego de nacimiento.

Sigue leyendo