Archivos de la categoría Sabiduría Antigua

¿Cómo se debe actuar para no obstaculizar la liberación?

cielo+alma

El buscador, por diversos medios y modos, busca el Camino. Desea la liberación, la felicidad absoluta y el estar en el mundo sin ser del mundo. El auténtico buscador que ya participa algo de la fuerza y luz del Camino, desea ayudar a los demás a liberarse y este ayudar en servicio a sus semejantes le libera aún más a él.

Sigue leyendo

El Camino, el proceso.

El camino

Cuando se intuye el camino, se ve al mismo tiempo, de alguna manera, lo que es el único y recto camino. El Camino se autentifica y da testimonio de sí mismo.  Igual que existe el Universo Divino -”El Reino de Dios, dentro de vosotros está”-  y no tenemos que construirlo sino sólo acercarnos a él, también existe el Camino, independientemente de nosotros, sólo que cada uno nos acercamos a él de diferentes modos.

Sigue leyendo

Verdaderos y falsos sistemas de liberación

sistemas de liberación

El auténtico problema o piedra de toque de toda espiritualidad se encuentra expresada en los dichos evangélicos: “la carne y la sangre no pueden heredar el Reino de los Cielos” o bien “Si la semilla no cae en tierra y muere no da fruto” o bien “Somos sembrados en corrupción; resucitamos en incorruptibilidad”. Todas ellas se refieren a la distinción entre personalidad, yo, o ego corriente y alma-espíritu divina que ha de nacer en el hombre.

Sigue leyendo

La mente, el yo, el espíritu

mente-yo-espiritu

Con frecuencia nos encontramos confusos: malestar, sentimientos encontrados, falta de claridad mental. No estamos centrados y en paz.  En estos casos, algunos de nosotros pensamos no estar bien, espiritualmente hablando.

Sin embargo, el espíritu en sí mismo permanece tranquilo más allá de nosotros mismos y si conseguimos dejar a un lado el yo, no hacernos caso a nosotros mismos, confiar en lo interior y abandonar deseos y cabezonerías, de pronto encontramos la paz.

Sigue leyendo

Para recorrer el Camino: deponer el yo.

espiritualidad

La mayoría de sistemas de liberación o salvación, están circunscritos dentro de la personalidad. Dan vueltas intelectuales alrededor del mismo punto: el yo.

El yo que tiene una sabiduría ladina, instintiva, de animal cultural de milenios y milenios de duración, no quiere morir, quiere fortalecerse y regir sobre todo el Hombre.

Sigue leyendo

Los problemas recurrentes de la humanidad

problemas-humanidad

En la Sabiduría Universal -que es eterna siempre que se adapte a los tiempos cíclicos y a la parte del ciclo que recorre la humanidad-, existe una clasificación del hombre en tres tipos:

En primer lugar el llamado hombre Hylico (del griego hylé, materia).  Es el hombre sensual, propiamente biológico, apegado al cuerpo y a sus apetitos y que utiliza una razón muy poco desarrollada para satisfacer las necesidades corporales.

Sigue leyendo

Las dos naturalezas: una verdad sustraída

Verdadsustraida

Existen multitud de indicios que nos hacen sostener y ser conscientes que la verdad relativa a la disparidad entre nuestra naturaleza y la verdadera naturaleza espiritual original del hombre nos ha sido sustraída. Los motivos pueden ser muy diferentes y darían pie ellos solos a un artículo nuevo.  Es como si toda la cultura y todo lo que ella comporta -sobre todo la cultura más difundida oficialmente- hubiese realizado una labor de hipnosis con la humanidad para cegarla ante esta verdad.

Sigue leyendo

El desarrollo de la luz del Alma

luzdelalma

 

La luz penetra en el alma sólo cuando el yo biológico, la personalidad dialéctica corriente, se neutraliza. Y ésto no se puede conseguir por ningún procedimiento, método o técnica de meditación, sino cuando se practica la no-acción preconizada en Tao, cuando el yo biológico o personalidad corriente se rinde en aras del Cristo interior: “El Reino de Dios dentro de vosotros está”; “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere no da fruto”.

Sigue leyendo

El buscador

El buscador

 

No podemos acercarnos a la Sabiduría viviente y vibrante si antes no hemos sido preparados por la vida mediante desengaños, sufrimientos. Esta preparación no es más que la profunda comprensión y constatación de que, en sí misma, la vida, el mundo, no tiene sentido por sí mismo. Por tanto, el siguiente paso es intentar descubrir dónde reside su sentido.

Sigue leyendo

Encontrar el Camino

el camino

Cuando de verdad se comprende la clave cada vez necesitamos menos ningún libro; es la propia radiación del Espíritu la que nos va iluminando con una simple mirada de aspiración del alma, mirada que desea la liberación sin nombre ni pensamiento.

El pensamiento especulativo, la inteligencia, por su propia naturaleza es incapaz de abarcar este campo de Luz infinito que da la liberación; no obstante sirve, durante un tiempo, para ver donde está la meta y hacia donde dirigirse sin engaños espirituales, los cuales crecen por doquier en la vida.

Sigue leyendo