La ignorancia de nosotros mismos

La mente es una maquinaria compleja y delicada. Cualquier pensamiento crea un ente de materia sutil que flota en torno a nosotros y nos afecta y acompaña. La ciencia lo está ya reconociendo: fuerzas bioeléctricas del cerebro que se proyectan invisiblemente en el espacio fuera de nosotros, la detección cada vez más exacta de energías sutiles que emitimos, experimentos de transmisión telepática del pensamiento, …  De este modo, mediante los pensamientos conscientes, subconscientes o inconscientes, es como creamos la

auto-imagen de nosotros mismos, una imagen  egoísta, noble o bien mezcla de estas dos cualidades, según sean los pensamientos que continuamente emergen de nosotros y nos acompañan. Esta nuble invisible es como un filtro que no nos deja ver a los demás como son y, en cambio, los vemos según la naturaleza de nuestros prejuicios, de nuestros pensamientos. Tampoco nos deja sospechar que los demás nos pueden ver de una manera absolutamente distinta de como nos vemos nosotros a nosotros mismos.

Son los pensamientos entes vivos que creamos y cuyas consecuencias buenas o malas recaen sobre nosotros. ¿Por qué dijo Cristo que no sólo el que mata o hiere a su hermano ha pecado contra él, sino el que le odia también? Es decir, en toda religión que se precie se juzga tan malo el odio o malos pensamientos como cualquier acción del mismo tipo.

Creen algunos que con poner buenos modales y no calumniar o maldecir es suficiente. Pero se permiten pensamientos descalificatorios, vejatorios, contra otras personas. No; lo apropiado es pensar bien de los demás todo lo que podamos; incluso a pesar de tener elementos en contra de esa persona, tratar de disculpar al máximo. Esto es lo que haría una buena persona, aunque no sea religiosa.

Es necesario ser completos, de una pieza, por dentro y por fuera, en la intimidad y en público. ¿Por qué no procuramos todos ser constructivos en la vida en lugar de destructivos? ¿Por qué no trabajamos en silencio por el bien de tantas cosas que hay que construir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *