De los diez mandamientos de la Luz

CATECISMO DE LA QUÍMICA SUPERIOR
CAPÍTULO III
DE LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA LUZ

PREGUNTA: ¿Cuál es el capítulo tercero de la Comunidad de la Luz?
RESPUESTA: Los diez mandamientos de la Luz, a propósito de los que está escrito “si quieres realizar algo, realízalo por la ejecución de los mandamientos o de la ley”.

P: ¿Cuáles son los diez mandamientos de la ley?
R: Son los siguientes:

1) Hay una sola materia*(17).

2) Las propiedades de esta materia han de ser utilizadas en orden.

3) La materia acaba su trabajo cotidiano en seis acciones, ya que tres fuerzas producen tres seres, y reposa en la séptima fuerza, plenitud de sus acciones; esta fuerza sabbat de la luz*(18) ha de ser santa para ti.

4) La Luz y el fuego, como elementos pasivo y activo, han de inspirarte respeto; pues el fuego es el elemento macho y la Luz el elemento hembra. Son el padre y la madre de todas las cosas.

5) No le quites a la Luz lo que vivifica, a fin de que la materia, que ha de ser realzada, no muera.

6) No mezcles tu obra sacándola fuera del orden establecido. Todas las cosas tienen sus momentos y sus rotaciones. Tu deber consiste en unir las fuerzas dispersas.

7) No le quites sus propiedades a la Luz y al fuego; el deber del sabio es hacer que actúen totalmente. Deja a cada uno lo que le pertenece.

8 ) No tomes por verdadera una falsa aparición; no aceptes nada impuro o extranjero, incapaz de absorber la Luz, no sea que el artificio te produzca una falsa imagen.

9) El espíritu que emana de la Luz y del fuego no desea ninguna cosa que aún esté ligada a las otras y que no esté separada de ellas.

10) Por otra parte, este espíritu no desea ninguna materia que le sea extraña y no se le asemeje*(19).

_____________________________

*(17). Todos los alquimistas auténticos coinciden en que hay una sola materia… Marco Antonio Crasellame escribía en La Luz surgiendo por sí misma de las Tinieblas (III-5): «Sí, la materia es única, está en todas partes y los pobres la pueden obtener al igual que los ricos. Es desconocida de todo el mundo y todo el mundo la tiene ante los ojos, es despreciada como el barro por el vulgo ignorante y se vende a precio vil, pero para el filósofo, que conoce su valor, es preciosa». (Véase el texto completo de este delicioso tratado en Barón de Tschoudy, La estrella flamígera, Ed. Obelisco, Barcelona, 2005, Apéndice).

*(18). La expresión «Sabbat de la Luz» debe entenderse como «descanso de la Luz». Más adelante nuestro autor nos explicará que «la Luz tiene sus sabbats y el trabajador ha de santificar estas fiestas». La fiesta, como la siesta, es un descanso. Como escribía Louis Cattiaux (Véase Louis Cattiaux, El Mensaje Reencontrado, Ed. Sirio, Málaga, 1978, libro III-16), «El Sabio reposa en la plenitud de una única Luz» y «El loco se agota en el vacío de las tinieblas múltiples».

*(19). Porque, como escriben todos los alquimistas, «lo puro no se une más que a lo puro». Hablando del Mercurio de los Sabios, el discreto autor del Salterio de Hermófilo (1974) declara que: «Separa la Luz de las tinieblas que oscurecen a sus hermanos, esclavos de la impureza y, finalmente, es un puro espíritu que atrae así todo lo que es puro».

Karl Von Eckartshausen, Catecismo de la Química Superior, Ediciones Obelisco, 2006, páginas 47-49.

2 thoughts on “De los diez mandamientos de la Luz

  1. Un texto profundamente conciliador, de gran apertura y signíficado.
    Aún estamos ciegos para ver y obvservar.
    La humanidad es humanidad gracias a ese intercambio de alguna manera celular,
    pues proviene de ahí.

    gracias a ese gran intercambio.

    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *